Te invito a experimentar el Yoga! Es un fabuloso sistema integral y holístico, cualquiera puede comprobarlo por vivencia propia. Podemos definir al Yoga como "Sadhana Sarvanga", una práctica para todo el cuerpo, valiéndose de ejercicios físicos y respiratorios. También es "Antaranga Sadhana", una práctica interna, para trascender la mente por medio de la meditación. El Yoga nos lleva así a la serenidad y la plenitud. Es la ciencia de integrar cuerpo, mente y espíritu.

YOGASARA: La Esencia del Yoga y las Bases del Yoga Supremo - parte 1

Haré un humilde intento por destilar el néctar de las instrucciones del Yoga Sutra, en lo que se refiere a las bases, fundamentos y técnicas expuestas por Maharishi Patanjali, las cuales son guía y referencia de los métodos de Yoga más populares en la actualidad, poniéndolas también en contexto con otras fuentes principales del Yoga. Esta esencia, se encuentra particularmente expuesta en los dos primeros capítulos: "Samadhi Pada" y "Sadhana Pada", y son el camino inicial para acceder luego al Yoga Supremo, el cual está magistralmente expuesto en otro de los textos fundamentales del Yoga: el Bhagavad Gita, el trascendental diálogo entre Sri Krishna y su devoto Arjuna.
El trabajo de sistematización que realizó Patanjali, le otorgó al Yoga el estatus de ser uno de los seis Darshanas (espejos), las principales corrientes filosóficas de la India.


 Patanjali - arte de Manivelu

Así comienza el Yoga Sutra:
Atha yoganushasanam 
"Comienza la enseñanza sobre el Yoga" - Y.S. I-1 

Para que haya una instrucción debe haber un Maestro y un discípulo. El Yoga se transmite en modalidad Gurukula o Parampara, por sucesión discipular. Patanjali no está creando el Yoga, él está transmitiendo algo ya establecido, simplemente actúa como compilador de los fundamentos y enseñanzas, haciendo las veces de "Guru" a quien lee o recibe el texto, quien es el "discípulo". Para que estas enseñanzas sean plasmadas con tal refinamiento en estos magistrales aforismos (sutras), deben haber pasado por una concepción, desarrollo, investigación y puesta a prueba, desde tiempos inconcebibles. Por lo tanto, es absurdo querer datar el origen del Yoga, pues el Yoga estuvo con la humanidad desde la noche de los tiempos. Baste decir, que se narra en el Bhagavata Purana, que Brahma, el primer ser creado, recibió instrucción de hacer austeridades por cientos de años para purificarse, luego de lo cual, Vishnu, el Señor Supremo, le reveló los secretos del Yoga. Hasta este origen primigenio y Divino debe rastrearse la fuente del Yoga, que no es otra que el mismo Señor Supremo, Yogeshvara, el Amo del Yoga.

Continuando el Yoga Sutra, dice el segundo aforismo:

Yogashchittavrittinirodhah 
"Yoga es la suspensión (nirodha) de los procesos (vrittis) mentales (chitta)" - Y.S. I-2 

Siempre a sido tomado este aforismo como la definición de qué es Yoga por excelencia. Pues bien, permítaseme el atrevimiento de disentir con esta observación y darle una interpretación distinta, pues el Yoga es algo totalmente vivencial y experiencial, y en base a la experiencia práctica puede luego comprenderse con más profundidad su filosofía. Como ejemplo, lo mismo sucede cuando se aprende el recitado de los textos, el maestro no enseña su significado, primero se aprende a recitar el sánscrito, su fonética, su métrica, su ritmo (esto sería la práctica), y una vez aprendido el recitado, se enseña el significado del texto (esto sería la comprensión que deviene de la experiencia práctica).

Remitiéndonos a la raíz de la palabra Yoga, el significado es "unión", "vínculo", "conjunción", por lo tanto, el Yoga me lleva a vincularme o unirme con algo o alguien. Me propone un tipo de relación recíproca con algo o alguien que está más allá. Entonces, lo que en realidad está marcando este primer aforismo como instrucción, no es que Yoga es anular los procesos mentales, sino más bien, que la base para profundizar y avanzar en el Yoga es el control mental. Se debe en primera instancia, hacer foco en la purificación de la mente, el intelecto, la inteligencia y los sentidos.

Cualquier adepto sincero y serio del Yoga, sabe por experiencia propia, que sin conquistar la mente, el instrumento del falso ego, Ahamkara, seguir progresando en el sendero del Yoga es imposible, pues el principal obstáculo es la mente. Por esto mismo Patanjali, advierte apenas comenzar los "Aforismos del Yoga", que se debe antes que nada controlar la mente y los sentidos, si es que se quiere acceder a las experiencias superiores descritas en el primer capítulo: "Samadhi Pada". Según las acepciones de la palabra samadhi, esta puede entenderse como un estado de conciencia ecuánime, balanceado, en armonía y conexión con la inteligencia superior, realizado en su identidad espiritual. Me atrevo entonces a definir "samadhi" como un "estado de consciencia trascendental vinculada a lo Divino".

Hay también que observar, que este primer capítulo de los Sutras está dirigido a adeptos avanzados en el proceso yogico, con una mente estable y meditativa. En el se describen las distintas experiencias de la consciencia en los varios estados de samadhi o meditación profunda. Para quienes todavía no están afianzados en el proceso, está dirigido el segundo capítulo: "Sadhana Pada", el capítulo de la práctica, donde son dadas las técnicas y herramientas para desarrollar "yoga chitta vritti nirodha". Todos generalmente, comenzamos en el "Sadhana Pada".

La mente es el campo de batalla inicial, representado por Kurukshetra en el "Bhagavad Gita", donde los ejércitos representan los objetos de los sentidos, los apegos y deseos sensuales. El carruaje de Arjuna representa el cuerpo humano. Arjuna es el alma individual (jiva), que con su arco está dispuesta a aniquilar el materialismo. Krishna, el auriga, es la inteligencia superior, que sostiene la riendas que simbolizan la mente, con las cuales sujeta los caballos, que representan los sentidos que corren detrás de los objetos de deseo del falso ego, que no es otra cosa que la mente en estado de ignorancia y oscuridad (avidya).

Así entonces, el Yoga inicia con la purificación física y mental, llevando poco a poco al sadhaka hacia la modalidad sattvica (pureza y bondad). Para ello, las prácticas iniciales van acompañadas de ciertas normas regulativas que armonizan la conducta interna y externa con los principios yogicos. Pero hablaremos de ellas más adelante, al abordar "Sadhana Pada".

arte: Manivelu

El Yoga enseña que la mente es un proceso dinámico llevado por un conjunto de funciones (antah karana), compuesta de "Manas" o función consciente, "Buddhi" o función racional, "Chitta" o función inconsciente y "Ahamkara o función egotista. A su vez, los procesos mentales están condicionados por las "Gunas" o modalidades de la naturaleza: Sattva o pureza, Rajas o actividad y Tamas o inercia. Según la filosofía Samkhya, las Gunas no solo constituyen a "Prakriti" (la materia), sino que también rigen las funciones de la mente, e interactuando con esta modifican su actividad. Una mente "sattvica" tendrá la cualidad de la concentración, atención, contemplación, inteligencia e intuición. Una mente "rajásica" estará agitada, inquieta, distraída, disipada. Una mente "tamásica" será embotada, perezosa, aturdida. Por lo tanto, el Yoga busca armonizar y equilibrar la influencia de las Gunas e ir estableciendo la mente en Sattva, la modalidad de la pureza y la bondad. Desde ahí, una vez contrarrestados los vrittis o movimientos, la mente puede enfocarse (ekagrata o unidireccionalidad), para acceder a samyama: dharana-dhyana-samadhi o concentración-meditación-absorción, últimos tres estadios del proceso del Ashtanga Yoga.

Dice el Bhagavad Gita:

tribhir guna-mayair bhavair ebhih sarvam idam jagat
mohitam nabhijanati mam ebhyah param avyayam
"Engañado por las tres modalidades, el mundo entero no Me conoce a Mí, que estoy por encima de las modalidades y que soy inagotable."

daivi hy esha guna-mayi mama maya duratyaya
mam eva ye prapadyante mayam etam taranti te
"Esta energía divina Mía, integrada por las tres modalidades de la naturaleza material, es difícil de superar. Pero aquellos que se han entregado a Mí, pueden atravesarla fácilmente."

Conquistar y purificar la mente no es tarea fácil, el proceso requiere de compromiso y disciplina, y abordar tal vez el Yoga iniciándose en la meditación no es adecuado para cualquier practicante, de ahí la insistencia, de comenzar por las prácticas iniciales de las normas regulativas y los ejercicios preliminares de asanas y pranayamas. Este proceso ayuda al sadhaka a eliminar los obstáculos o inclinaciones que oscurecen el corazón. Los samskaras, vasanas y anarthas, son todo aquello que aleja al yogabhyasi de las ocupaciones del espíritu y el vínculo con el Divino.

Según Srila Bhaktivinoda Thakur, hay cuatro clases de obstáculos:
  • Tattva-vibhrama: Un concepto erróneo de la Verdad.
  • Asat-trishna: El deseo por metas ilusorias.
  • Aparadha: las ofensas.
  • Hridaya-daurbalya: la mezquindad del corazón.
En relación a esto, y adelantándonos a lo expuesto en el "Sadhana Pada", el Yoga Sutra expone cinco "Kleshas" (fuentes de aflicción u obstáculos):

avidyasmitaragadveshabhiniveshah kleshah - Y.S. II-3
"Las causas de aflicción son ignorancia esencial, conciencia de existencia individual, pasión, rechazo incontrolado e instinto de supervivencia" 

Este aforismo expone los impedimentos para alcanzar el Yoga (vínculo): "Avidya", ignorancia, considerar lo irreal como real, percepción distorsionada de las cosas, tomando lo impuro como puro, los objetos de los sentidos como lo real. "Asmita", la identificación con el falso ego, el apego al cuerpo creyendo que es lo que somos, confundiendo prakriti (materia) con purusha (espíritu). "Raga", deseo y apego por los objetos de los sentidos y la falsa sensación de seguridad, satisfacción y pasión que producen. "Dvesha", aversión, repulsión, intolerancia hacia todo lo que impide la realización de nuestros deseos egoístas. "Abhinivesha", anhelo de sobrevivir y miedo a la muerte, producto de la falsa identificación con el cuerpo y los objetos de los sentidos, es el miedo y la inseguridad.
Más de todos ellos, el más importante es la ignorancia (avidya), de la cual decía Paramahansa Yogananda que "es la raíz de todos los males y errores".

En el Bhagavata Purana se expone también el proceso para superar y eliminar las aflicciones y la ignorancia:

bhayam dvitiyabhiniveshatah syad ishad apetasya viparyayo 'smritih
tan-mayayato budha abhajet tam bhaktyaikayesham guru-devatma - S.B. XI-2-37

Aquí se explica que debido a la ignorancia, surge el apego hacia el cuerpo y los objetos de los sentidos, del cual deviene el miedo a perder la falsa seguridad producto de una concepción errónea de la realidad. Esto puede superarse tomando refugio en un Guru, quien al haber transitado el camino para salir de la ignorancia y la ilusión, es calificado para abrir nuestros ojos a la verdad y el conocimiento real, llevándonos a la plataforma espiritual. De esa manera, siguiendo las instrucciones del Guru, se eliminan los obstáculos y toda fuente de aflicción.


Continuará...

VINYASA KRAMA - VISHESHA VINYASA: Surya Namaskara

Vinyasa Krama es un método completo de estudio y práctica del Yoga, transmitido por Yogacharya Sri T. Krishnamacharya y Srivatsa Ramaswami, basado en los parámetros mencionados en los Yoga Sutras.

ADVERTENCIA:
siempre debe aprenderse el abhyasa krama (secuencia de práctica), las asanas y vinyasas (posturas y movimientos), y las técnicas de respiración de un Guru o Instructor calificado. Nunca debe aventurarse el aspirante a iniciarse en el Yoga tomando como referencia y guía artículos, libros o vídeos, a expensas de ocasionar graves trastornos o problemas para su salud física y psíquica. Los secretos de la práctica se aprenden de un Maestro calificado.


 Tadasana - Samasthiti
Dentro de las muchas subrutinas del método Vinyasa Krama, existen unas secuencias especiales llamadas Vishesha Vinyasa Kramas. Estas pueden realizarse en el marco de la sesión de vinyasas, o bien pueden practicarse de forma independiente.

El Surya Namaskara o "Saludo al Sol", es una secuencia tradicional del Hatha Yoga. Originalmente, se realizada en el marco de una práctica devocional, en la que se adoraba al Sol, y en la cual la secuencia se acompañaba de mantras y otros cantos védicos. Ramaswami enseña esta modalidad en la que el Surya Namaskara es practicado con el recitado del Arunam de Yajur Veda. Esta sadhana completa lleva algo más de dos horas.

En el Vinyasa Krama el Surya Namaskara tiene doce vinyasas. Idealmente se practica en la modalidad "Samantraka Surya Namaskara", con el recitado de un mantra en cada vinyasa, pero puede optarse por hacerlo sin ello aunque sin perder el sentido devocional de esta práctica. En realidad, realizar el Samantraka Surya Namaskara requiere que el yogabhyasi (practicante), tenga ya cierto dominio en el control de la respiración y las asanas y vinyasas, ya que el recitado de mantra se realiza mentalmente acompañado de kumbhaka, lo que implica algo así como realizar asanas y vinyasas con el complemento de pranayama y mantra. Una práctica completa y profunda.

La secuencia debe realizarse con la respiración adecuada coordinada con el vinyasa. Según Ramaswami: "Se emplean los mantras normales. Tienen que cantarse, escucharse o recitarse mentalmente, conteniendo la inspiración o la espiración, según el caso. Puedes hacer los ejercicios sin los mantras, pero, durante el tiempo asignado para ellos, debes contener la respiración lo que dure el canto de ese mantra. Al hacer el mantra para el saludo al sol (samantraka suryanamaskara), se canta al final de cada movimiento en particular y cuando se contiene la respiración (kumbhaka). Así que, cuando el mantra se recita, el cuerpo no se mueve y no hay respiración. La mente se concentra en el mantra y su significado. El mantra consta de tres partes. La primera parte del mantra se llama bijakshara mantra o mantra básico de una sílaba. La segunda parte es el mantra de Veda. Por último, la tercera parte se llama laukika mantra o el nombre de la deidad a la que comúnmente se canta, en este casa el Sol. El saludo al sol se practica mejor hacia el este y al amanecer."

Comenzando desde tadasana (ver figura), junte las manos en anjali mudra y permaneciendo en la posición comience la respiración ujjayi lenta y controlada. Luego, haciendo puraka kumbhaka (retener la inhalación) concéntrese y recite mentalmente el primer mantra. Los mantras tienen tres partes:

Primer Vinyasa:
1. Om Hram
2. Uddannadya mitramahah (Tú, aquél que sale ahora y todos los días, eres el gran amigo).
3. Mitraya namah  (saludos al gran amigo).


 Primer vinyasa

Inhale y levante los brazos por encima de la cabeza (Hasta Vinyasa) estirando el cuerpo, entrelace los dedos y tire hacia atrás con los brazos. Nuevamente realice puraka kumbhaka y recite el siguiente mantra:

Segundo Vinyasa:
1. Om Hrim
2. Arohannuttaram divam  (Ascendiendo, grandioso, en el cielo).
3. Ravaye namah  (Oh, rápido movedor, te saludo).

 Segundo vinyasa

Exhalando suave y prolongado, dóblece lentamente hacia delante sin flexionar las rodillas hasta apoyar la frente sobre las rodillas y las palmas de las manos en el suelo junto al cuerpo. Esto es Uttanasana. Ahora haciendo rechaka kumbhaka (retener la exhalación) recite el siguiente mantra:

Tercer Vinyasa:
1. Om Hrum
2. Hrudrogam mama surya (Dolor de mi corazón, oh, guía divina).
3. Suryaya namah (Saludo al Divino Surya).

 Tercer vinyasa

Después, inhale afirmando las palmas y los pies en el suelo, exhale y flexione lentamente las rodillas bajando la cadera y colocándose en cuclillas, este vinyasa es Utkatasana. Haciendo rechaka kumbhaka recite el siguiente mantra:

Cuarto Vinyasa:
1. Om Hraim
2. Harimanancha nasaya (Y los verdes parches de mi piel tú destruyes).
3. Bhanave namah (Saludos a Ti, que traes la luz al mundo).

 Cuarto vinyasa

Inhale y retenga el aire, levante los talones y lleve el torso un poco hacia delante, entonces, sosteniéndose en las manos salte suavemente hacia atrás, extendiendo las piernas y apoyando los dedos de los pies. Piernas y pies se mantienen juntos. Los codos deben quedar flexionados y hacia el cuerpo, el cual permanece horizontal con el único apoyo de las manos y dedos de los pies. Este vinyasa es Chaturanga Dandasana. Exhale y en rechaka kumbhaka recite el siguiente mantra:

Quinto Vinyasa:
1. Om Hraum.
2. Sukashu mey harimanam (Llévales el color verde a los loros).
3. Khagaya namah (Saludos a Ti, que mueves el espacio).

 Quinto vinyasa

Con el siguiente vinyasa se pasa a la postura central de la secuencia, Danda Samarpana, rendición a la deidad, el saludo al Sol. Desde el Chaturanga Dandasana exhale y tiéndase boca abajo en suelo, extienda los brazos y junte las manos en anjali (gesto de saludo y respeto). Mientras se estira boca abajo recite el siguiente mantra:

Sexto Vinyasa:
1. Om Hrah
2. Ropanakasu dadhmasi (Y dales extracto a las hierbas empleadas para curar).
3. Pushne namah (Saludos a Ti, que tanto alimentas).

Sexto vinyasa

Inhalando, apoye las manos cerca del pecho y los dedos de los pies en el suelo. Con la siguiente exhalación, haga fuerza con las manos y levante el cuerpo horizontal volviendo al Chaturanga Dandasana. Haga rechaka kumbhaka recite el siguiente mantra:

Séptimo Vinyasa:
1. Om Hram
2. Atho Haridraveshu mey (O a los verdes árboles).
3. Hiranyagarbhaya namah (Mis saludos son para el Creador Dorado).

 Septimo vinyasa

Desde el vinyasa anterior, inhale y extendiendo los brazos levante lentamente la cabeza y el torso haciendo fuerza con las manos. Mantenga el mentón retraído (jalandhara bandha). Este vinyasa es Urdhva Mukha Svanasana. En puraka kumbhaka recite el siguiente mantra:

Octavo Vinyasa:
1. Om Hrim
2. Harimanannidaddhmasi (Pon los verdes parches).
3. Marichaye namah (Saludos a aquel que radia).

 Octavo vinyasa

El siguiente vinyasa es el Adho Mukha Svanasana. Desde la postura anterior, exhale y haciendo fuerza con las manos y pies levante la cadera y estire brazos, espalda y piernas. En rechaka kumbhaka recite el siguiente mantra:

Noveno Vinyasa:
1. Om Hrum
2. Udagadayamadityah (Este sol que se eleva en el cielo).
3. Adityaya namah (Saludos a Aditya).

 Noveno vinyasa

Desde la posición anterior inhale, haga rechaka kumbhaka, afirme las manos y salte suavemente hacia delante flexionando los muslos hacia el cuerpo y bajando la cabeza. Apoye los pies suavemente entre las manos quedando en utkatasana. Recite el siguiente mantra:

Décimo Vinyasa:
1. Om Rom
2. Viswena sahasa saha (Aporta energía al mundo para que se esfuerce y funcione).
3. Savitre namah (Saludos a aquel que ilumina).

Décimo vinyasa

Exhale lentamente y haciendo fuerza con las manos estire las rodillas pasando a Uttanasana. En rechaka kumbhaka recite el siguiente mantra:

Undécimo Vinyasa:
1. Om Hraum
2. Dwishantam mama randhayan (Elimina todos los obstáculos).
3. Arcaya namah (Mis saludos al Venerable).

 Undécimo vinyasa

Con la siguiente inhalación lentamente levante el torso y los brazos estirando el cuerpo y al exhalar adopte Samasthiti. Recite entonces el último mantra de la secuencia:

Duodécimo Vinyasa:
1. Om Hrah
2. Mo Aham dwishato radham (Que con la energía que Tú das, yo sea capaz de superar todas las fuerzas adversas).
3. Bhaskaraya namah (Saludos al gran Iluminador).

 Duodécimo vinyasa

Aquí finaliza el vinyasakrama del Samantraka Surya Namaskara. Puede realizar varias secuencias cuidando que su respiración sea suave y prolongada y meditando en cada mantra mientras los recita mentalmente. 


AGRADECIMIENTO: agradezco profundamente a mi alumna, la yogini Valeria Merlo, por su buena predisposición y colaboración desinteresada para realizar las fotos de las asanas y vinyasas que ilustran esta nota, su generosidad hizo posible esta publicación.

VINYASA KRAMA: RESPIRACIÓN y PRANAYAMAS - parte 2

INVOCACIÓN al SEÑOR HANUMAN

Presento mis respetos al señor Hanuman,
señor de la respiración, hijo del Dios Viento,
que muestra cinco rostros y habita en nosotros
bajo forma de cinco vientos o energías
que impregnan nuestro cuerpo, mente y alma;
quien reunió Prakriti (Sita) con Purusha (Rama).
Bendiga Él al practicante
uniendo su energía vital (prana)
con el Espíritu Divino que está en su interior.


"Ejecutando pranayama, uno se ilumina y purifica sus nervios, entonces uno puede
progresar hacia el kumbhaka, dhyana, dharana y samadhi. Al desarrollar pratyahara, la mente es controlada y el envase se hace imperturbable. Después de eso el cuerpo se hace liviano con la práctica del pranayama. Para practicar adecuadamente pranayama debe considerarse el sitio y el tiempo. Sé observan algunas regulaciones en cuanto al comer. Se debe conocer todo esto al momento de comenzar. Primero, los nervios deben ser purificados antes de practicar kumbhaka." - Prema Pradipa

 Kundalini Shakti - arte: Manivelu

Pranayama es el control y la expansión de la energía vital. Una vez que el practicante a logrado una práctica de asana estable, cómoda y fluida, y sobre todo a perfeccionado el control del flujo respiratorio en la práctica de vinyasas y yogasanas, se está listo para comenzar pranayama. El momento propicio debe ser considerado por el Guru o Instructor.

Tasminsati shvasaprashvasayorgativicchedah pranayamah 
“Una vez que se perfecciona la postura, se debe controlar la respiración mediante el aquietamiento de los procesos ordinarios de inhalación y exhalación.” - Y.S. - II,49

El prana se manifiesta de cinco maneras dentro del cuerpo. Son los Prana Vayus o "aires vitales". Estos Vayus intervienen en todas las funciones vitales y se encuentran en la envoltura energética o "Pranamaya Kosha", alojada en el Sukshma Sharira o "cuerpo sutil", que involucra el aspecto vital, energético, emocional, mental y psíquico. Aquí funcionan los Prana Vayus, indriyas (sentidos) y el Antah Karana (las distintas funciones de la mente).

Estos Vayus son:
  • Prana vayu - Se aloja en el tórax y se ocupa de la respiración.
  • Apana vayu - se aloja en la zona pélvica y se ocupa de la eliminación.
  • Samana vayu - se aloja en el abdomen y se ocupa de la asimilación.
  • Udana vayu - se aloja en la zona del cuello, cabeza y extremidades, ocupándose en las funciones del habla, expresión, fuerza muscular, órganos de los sentidos.
  • Vyana vayu - se aloja por todo el cuerpo, distribuyendo el prana e integrando las funciones de los otros vayus.
Pranayama va a hacer foco en Prana y Apana. Como vemos, prana involucra todas las funciones físicas, orgánicas, nerviosas y mentales. Según el Yoga, Prana es el vehículo de la consciencia. Incrementando prana en el complejo cuerpo-mente se expande el nivel de consciencia. Esto se traduce en mayor claridad, lucidez, liviandad, intuición e inteligencia. Prana es como una corriente eléctrica que impregna nuestro sistema trayendo luz, verdad, claridad y consciencia. Estabilidad mental y emocional, y un incremento en la salud.

Dado también que el Yoga enseña que la vida está sujeta a un número específico de respiraciones, regular el prana economiza el combustible vital y promueve la longevidad.

Pranayama también favorece el acceso a Dhyana, la meditación, ya que el refinamiento de su práctica requiere perfeccionar Pratyahara (interiorización) y Dharana (concentración). 

Chale vate chalam chittam nishcale nishcalam bhavet 
"Cuando el viento se mueve, la mente se mueve. Cuando detengo al viento, la agitación de la mente cesa." - H.Y.P. - II,2.

Podemos entonces llegados este punto, decir que Pranayama es un arte dentro del Yoga, e implica el control conciente de la energía vital, la expansión de dicha energía por medio de una disciplina.

Prana circula a través de los Nadis, canales sutiles nerviosos que se encuentran en el sukshma sharira (cuerpo sutil). Según los textos yogicos, hay entre 72000 a 350000 nadis. Pero pranayama focaliza su acción en los tres principales:
  • Ida Nadi - Desde la base de la espina dorsal hacia la narina izquierda. Por aquí fluye "manas shakti", la energía mental.
  • Pingala Nadi - Desde la base de la espina dorsal hacia la narina derecha. Por aquí fluye "prana shakti", la energía vital.
  • Sushumna Nadi - Canal central que se aloja en el centro de la espina dorsal, desde la base de la columna vertebral hacia el cerebro. Involucra al sistema nervioso central. En su base se halla un bloqueo llamado Kundalini Shakti.
Kundalini es prana, consciencia, inteligencia, energía vital. Al romperse el bloqueo y fluir por sushumna nutre los centros superiores de conciencia en el cerebro y los Chakras, centros psíquico-energéticos alojados en el cuerpo sutil. Cinco a través de la médula espinal, en correlación con los centros coccígeo, sacro, umbilical, cardiaco, cervical y dos superiores: pineal y pituitario. Todo órgano, glándula y sistema del cuerpo está relacionado a uno de estos centros sutiles, conectándose a nivel físico, mental, emocional y espiritual. Si bien son siete los chakras principales, los textos de yoga y tantra, refieren entre 10 a 50 chakras.

En el Yoga Sutra, se explican las fases del pranayama y su cualidad en Y.S. II-50:

Bahyabhyantara-stambha-vrittir deshakala-sankhyabhih paridrishto dirghasukshmah
Comprende la regulación de la expiración, de la inspiración y de la supresión de la respiración. La regulación de estas tres fases se realiza modulando su duración y manteniendo esta modulación durante un cierto tiempo. La mente debe centrarse en este proceso. Los componentes de la respiración deben ser, a la vez, largos y uniformes.

Aquí se describen las tres fases del pranayama:
  • Abhyantara se refiere a Puraka, la inhalación regulada y conciente.
  • Bahya se refiere a Rechaka, la exhalación controlada y conciente.
  • Stambha se refiere a Kumbhaka, la retención tanto de la inhalación como la exhalación.
También se describe la cualidad que debe tener cada fase de la respiración: Dirgha (lenta, controlada, extendida) y sukshma (fluida, sutil, delicada, fina).

Vyasa, en sus comentarios, desarrolla así este aforismo:
"De éstas, la detención del flujo de aire tras una exhalación completa es una operación externa; a su vez, la detención del flujo de aire tras una inhalación completa, es una operación interna. La tercera operación es la de detención, efectuada en cualquier momento por medio de un simple esfuerzo, en la cual hay ausencia de ambas inspiración y espiración. Igual que se evapora el agua arrojada sobre una piedra caliente por todas partes al mismo tiempo, así cesa de forma simultánea el flujo de las otras dos. Cada una de las tres operaciones se regula en términos de espacio; cada una tiene que ver con una cierta cantidad de espacio; en términos de tiempo; es decir, queda definida por su limitación a un determinado número de momentos; en términos de número; de acuerdo al número de inspiraciones y espiraciones que se efectúan en el primer ciclo y, cuando éste se ha completado, cuántas más en los siguientes; estas prácticas se consideran suave, normal e intensa, respectivamente. De esta forma, se regula a partir del número. Practicado así, el pranayama se vuelve prolongado y sutil."

Y Bhojaraja en otro famoso comentario a los aforismos explica:
"Su modificación externa es la exhalación o espiración. Su modificación interna, es la inhalación o inspiración. Su modificación detenida dentro es la retención (kumbhaka). Es llamado así porque, entonces, el aliento vital permanece inmóvil, como el agua en un recipiente (kumbha). Este triple control de la respiración, determinado por el lugar, el tiempo y el número, es llamado prolongado o sutil. Está caracterizado por el lugar, como cuando mide doce de principio a fin, desde la nariz, con lo cual se quiere decir que se extiende “doce dedos a partir de la nariz”. Está caracterizado por el tiempo, como cuando su duración es de treintaiséis instantes. Está caracterizado por el número, como cuando es realizado repetidas veces. Con tales inspiraciones y espiraciones se logra el primer udghata, y para saberlo es preciso recurrir a una cifra. Udghata es el choque del viento en la cabeza, al ser impulsado hacia arriba desde la raíz del ombligo."

Aquí, como vemos, Vyasa y Bhojaraja, extienden la explicación abordando otros importantes aspectos de la práctica del pranayama: los ratios. La planificación de la duración de cada aspecto del pranayama. Este puede ser de dos tipos: 
  • Samavritti - Implica la igualdad o armonización de las fases de la respiración.
  • Visamavritti - Implica la desigualdad o diferencia entre las fases de la respiración.
A su vez, se puede practicar los ejercicios aplicando Krama en Pranayama. Esto es, inhalar o exhalar por etapas. En este caso hay tres técnicas:
  • Anuloma Krama - Inhalación por etapas.
  • Viloma Krama - Exhalación por etapas.
  • Pratiloma Krama - Inhalar y exhalar por etapas.
La práctica también puede ser con:
  • Bandha Sahita - Aplicando las cerraduras (bandhas).
  • Bandha Rahita - Sin aplicar las cerraduras (bandhas).
Existe también una modalidad de práctica más avanzada todavía, en la cual el pranayama "se impregna de mantra", esto es Samantraka Pranayama. Aquí pranayama nos deja a las puertas de la meditación. Esta modalidad, se realiza contabilizando los ratios con mantras, según sea el caso de la inhalación, exhalación o retención. De esta manera, el ingrediente devocional se suma a la práctica. Como bellamente lo expresara Yogacharya Krishnamacharya: "Inhala y Dios se acerca. Mantén la respiración, y Dios permanece contigo. Exhala, y tu te acercas a Dios. Mantén la exhalación, y entrégate a Dios"

Todas estas técnicas deben ser aprendidas personalmente, bajo la guía de un Guru o Instructor experimentado. Manipular el prana es manipular la energía más poderosa, y si esto no se hace de manera progresiva y juiciosa, aprendiendo las técnicas correctamente bajo la guía adecuada, puede haber graves consecuencias para la salud física y psíquica.

“Sin desviar la vista de la punta de la nariz, el yogi erudito practica los ejercicios respiratorios mediante las técnicas denominadas puraka, kumbhaka y rechaka, controlando la inspiración y la espiración, para después detenerlas. De ese modo, el yogi aleja su mente de los apegos materiales y abandona todos los deseos mentales. Tan pronto como la mente, vencida por los deseos de disfrute, se desvíe hacia sentimientos de complacencia sensorial, el yogi debe traerla de vuelta inmediatamente y confinarla en lo más profundo del corazón. 
Cuando el yogi se entrega a estas prácticas con regularidad, en poco tiempo su corazón queda firmemente establecido y libre de perturbación, como un fuego sin llamas ni humo. La conciencia, cuando está libre de la contaminación de los deseos de disfrute material, permanece serena y pacífica en todas las actividades, pues la persona se halla en el plano de la vida eterna y bienaventurada. Una vez ha alcanzado esa posición, ya no regresa a las actividades materiales.” – Bhagavata Purana

 Vishnu mudra - arte: Manivelu

PRANAYAMAS

SURYA BHEDANA: en este pranayama se inhala siempre por la narina derecha y se exhala siempre por la narina izquierda. Aquí, el Puraka, Antah Kumbhaka y Rechaka tendría una medida de tiempo proporcional. El Antah Kumbhaka debe ser 4 veces la medida de Puraka, mientras que la de Rechaka debería ser de dos veces la medida de Puraka. Por citar un ejemplo: Puraka = 8", el Antah Kumbhaka = 32", mientras el Rechaka = 16".

CHANDRA BHEDANA: en este pranayama se inhala siempre por la fosa nasal izquierda y se exhala siempre por la fosa nasal derecha. Las fases se trabajan de igual modo que en Surya Bhedana Pranayama (descrito anteriormente).

UJJAYI: se realizan inhalaciones y exhalaciones profundas y prolongadas, aplicando el cierre parcial de la glotis, escuchando el sonido del aire al hacer fricción en la garganta. Se puede practicar tanto con Antah o Bahya Kumbhakas, o incluir ambos.

SITKARI: este pranayama se realiza inhalando por la boca, con la lengua colocada detrás de los dientes mientras se produce un sonido sibilante. Se exhala por ambas fosas nasales. Se practica con Antah Kumbhaka.

BHASTRIKA: se realiza haciendo inhalaciones y exhalaciones cortas y vigorosas, utilizando el diafragma como un fuelle.

KAPALABHATI: se realiza haciendo inhalaciones lentas y exhalaciones vigorosas y rápidas.