Te invito a experimentar el Yoga! Es un fabuloso sistema integral y holístico, cualquiera puede comprobarlo por vivencia propia. Podemos definir al Yoga como "Sadhana Sarvanga", una práctica para todo el cuerpo, valiéndose de ejercicios físicos y respiratorios. También es "Antaranga Sadhana", una práctica interna, para trascender la mente por medio de la meditación. El Yoga nos lleva así a la serenidad y la plenitud. Es la ciencia de integrar cuerpo, mente y espíritu.

YOGASARA: La Esencia del Yoga - parte 1

Haré un humilde intento por destilar el néctar de las instrucciones del Yoga Sutra, en lo que se refiere a las bases, fundamentos y técnicas expuestas por Maharishi Patanjali, las cuales son guía y referencia de los métodos de Yoga más populares en la actualidad, poniéndolas también en contexto con otras fuentes principales del Yoga. Esta esencia, se encuentra particularmente expuesta en los dos primeros capítulos: "Samadhi Pada" y "Sadhana Pada", y son el camino inicial para acceder luego al Yoga Supremo, el cual está magistralmente expuesto en otro de los textos fundamentales del Yoga: el Bhagavad Gita, el trascendental diálogo entre Sri Krishna y su devoto Arjuna.
El trabajo de sistematización que realizó Patanjali, le otorgó al Yoga el estatus de ser uno de los seis Darshanas (espejos), las principales corrientes filosóficas de la India.


 Patanjali - arte de Manivelu

Así comienza el Yoga Sutra:
Atha yoganushasanam 
"Comienza la enseñanza sobre el Yoga" - Y.S. I-1 

Para que haya una instrucción debe haber un Maestro y un discípulo. El Yoga se transmite en modalidad Gurukula o Parampara, por sucesión discipular. Patanjali no está creando el Yoga, él está transmitiendo algo ya establecido, simplemente actúa como compilador de los fundamentos y enseñanzas, haciendo las veces de "Guru" a quien lee o recibe el texto, quien es el "discípulo". Para que estas enseñanzas sean plasmadas con tal refinamiento en estos magistrales aforismos (sutras), deben haber pasado por una concepción, desarrollo, investigación y puesta a prueba, desde tiempos inconcebibles. Por lo tanto, es absurdo querer datar el origen del Yoga, pues el Yoga estuvo con la humanidad desde la noche de los tiempos. Baste decir, que se narra en el Bhagavata Purana, que Brahma, el primer ser creado, recibió instrucción de hacer austeridades por cientos de años para purificarse, luego de lo cual, Vishnu, el Señor Supremo, le reveló los secretos del Yoga. Hasta este origen primigenio y Divino debe rastrearse la fuente del Yoga, que no es otra que el mismo Señor Supremo, Yogeshvara, el Amo del Yoga.

Continuando el Yoga Sutra, dice el segundo aforismo:

Yogashchittavrittinirodhah 
"Yoga es la suspensión (nirodha) de los procesos (vrittis) mentales (chitta)" - Y.S. I-2 

Siempre a sido tomado este aforismo como la definición de qué es Yoga por excelencia. Pues bien, permítaseme el atrevimiento de disentir con esta observación y darle una interpretación distinta, pues el Yoga es algo totalmente vivencial y experiencial, y en base a la experiencia práctica puede luego comprenderse con más profundidad su filosofía. Como ejemplo, lo mismo sucede cuando se aprende el recitado de los textos, el maestro no enseña su significado, primero se aprende a recitar el sánscrito, su fonética, su métrica, su ritmo (esto sería la práctica), y una vez aprendido el recitado, se enseña el significado del texto (esto sería la comprensión que deviene de la experiencia práctica).

Remitiéndonos a la raíz de la palabra Yoga, el significado es "unión", "vínculo", "conjunción", por lo tanto, el Yoga me lleva a vincularme o unirme con algo o alguien. Me propone un tipo de relación recíproca con algo o alguien que está más allá. Entonces, lo que en realidad está marcando este primer aforismo como instrucción, no es que Yoga es anular los procesos mentales, sino más bien, que la base para profundizar y avanzar en el Yoga es el control mental. Se debe en primera instancia, hacer foco en la purificación de la mente, el intelecto, la inteligencia y los sentidos.

Cualquier adepto sincero y serio del Yoga, sabe por experiencia propia, que sin conquistar la mente, el instrumento del falso ego, Ahamkara, seguir progresando en el sendero del Yoga es imposible, pues el principal obstáculo es la mente. Por esto mismo Patanjali, advierte apenas comenzar los "Aforismos del Yoga", que se debe antes que nada controlar la mente y los sentidos, si es que se quiere acceder a las experiencias superiores descritas en el primer capítulo: "Samadhi Pada". Según las acepciones de la palabra samadhi, esta puede entenderse como un estado de conciencia ecuánime, balanceado, en armonía y conexión con la inteligencia superior, realizado en su identidad espiritual. Me atrevo entonces a definir "samadhi" como un "estado de consciencia trascendental vinculada a lo Divino".

Hay también que observar, que este primer capítulo de los Sutras está dirigido a adeptos avanzados en el proceso yogico, con una mente estable y meditativa. En el se describen las distintas experiencias de la consciencia en los varios estados de samadhi o meditación profunda. Para quienes todavía no están afianzados en el proceso, está dirigido el segundo capítulo: "Sadhana Pada", el capítulo de la práctica, donde son dadas las técnicas y herramientas para desarrollar "yoga chitta vritti nirodha". Todos generalmente, comenzamos en el "Sadhana Pada".

La mente es el campo de batalla inicial, representado por Kurukshetra en el "Bhagavad Gita", donde los ejércitos representan los objetos de los sentidos, los apegos y deseos sensuales. El carruaje de Arjuna representa el cuerpo humano. Arjuna es el alma individual (jiva), que con su arco está dispuesta a aniquilar el materialismo. Krishna, el auriga, es la inteligencia superior, que sostiene la riendas que simbolizan la mente, con las cuales sujeta los caballos, que representan los sentidos que corren detrás de los objetos de deseo del falso ego, que no es otra cosa que la mente en estado de ignorancia y oscuridad (avidya).

Así entonces, el Yoga inicia con la purificación física y mental, llevando poco a poco al sadhaka hacia la modalidad sattvica (pureza y bondad). Para ello, las prácticas iniciales van acompañadas de ciertas normas regulativas que armonizan la conducta interna y externa con los principios yogicos. Pero hablaremos de ellas más adelante, al abordar "Sadhana Pada".

arte: Manivelu

El Yoga enseña que la mente es un proceso dinámico llevado por un conjunto de funciones (antah karana), compuesta de "Manas" o función consciente, "Buddhi" o función racional, "Chitta" o función inconsciente y "Ahamkara o función egotista. A su vez, los procesos mentales están condicionados por las "Gunas" o modalidades de la naturaleza: Sattva o pureza, Rajas o actividad y Tamas o inercia. Según la filosofía Samkhya, las Gunas no solo constituyen a "Prakriti" (la materia), sino que también rigen las funciones de la mente, e interactuando con esta modifican su actividad. Una mente "sattvica" tendrá la cualidad de la concentración, atención, contemplación, inteligencia e intuición. Una mente "rajásica" estará agitada, inquieta, distraída, disipada. Una mente "tamásica" será embotada, perezosa, aturdida. Por lo tanto, el Yoga busca armonizar y equilibrar la influencia de las Gunas e ir estableciendo la mente en Sattva, la modalidad de la pureza y la bondad. Desde ahí, una vez contrarrestados los vrittis o movimientos, la mente puede enfocarse (ekagrata o unidireccionalidad), para acceder a samyama: dharana-dhyana-samadhi o concentración-meditación-absorción, últimos tres estadios del proceso del Ashtanga Yoga.

Dice el Bhagavad Gita:

tribhir guna-mayair bhavair ebhih sarvam idam jagat
mohitam nabhijanati mam ebhyah param avyayam
"Engañado por las tres modalidades, el mundo entero no Me conoce a Mí, que estoy por encima de las modalidades y que soy inagotable."

daivi hy esha guna-mayi mama maya duratyaya
mam eva ye prapadyante mayam etam taranti te
"Esta energía divina Mía, integrada por las tres modalidades de la naturaleza material, es difícil de superar. Pero aquellos que se han entregado a Mí, pueden atravesarla fácilmente."

Conquistar y purificar la mente no es tarea fácil, el proceso requiere de compromiso y disciplina, y abordar tal vez el Yoga iniciándose en la meditación no es adecuado para cualquier practicante, de ahí la insistencia, de comenzar por las prácticas iniciales de las normas regulativas y los ejercicios preliminares de asanas y pranayamas. Este proceso ayuda al sadhaka a eliminar los obstáculos o inclinaciones que oscurecen el corazón. Los samskaras, vasanas y anarthas, son todo aquello que aleja al yogabhyasi de las ocupaciones del espíritu y el vínculo con el Divino.

Según Srila Bhaktivinoda Thakur, hay cuatro clases de obstáculos:
  • Tattva-vibhrama: Un concepto erróneo de la Verdad.
  • Asat-trishna: El deseo por metas ilusorias.
  • Aparadha: las ofensas.
  • Hridaya-daurbalya: la mezquindad del corazón.
En relación a esto, y adelantándonos a lo expuesto en el "Sadhana Pada", el Yoga Sutra expone cinco "Kleshas" (fuentes de aflicción u obstáculos):

avidyasmitaragadveshabhiniveshah kleshah - Y.S. II-3
"Las causas de aflicción son ignorancia esencial, conciencia de existencia individual, pasión, rechazo incontrolado e instinto de supervivencia" 

Este aforismo expone los impedimentos para alcanzar el Yoga (vínculo): "Avidya", ignorancia, considerar lo irreal como real, percepción distorsionada de las cosas, tomando lo impuro como puro, los objetos de los sentidos como lo real. "Asmita", la identificación con el falso ego, el apego al cuerpo creyendo que es lo que somos, confundiendo prakriti (materia) con purusha (espíritu). "Raga", deseo y apego por los objetos de los sentidos y la falsa sensación de seguridad, satisfacción y pasión que producen. "Dvesha", aversión, repulsión, intolerancia hacia todo lo que impide la realización de nuestros deseos egoístas. "Abhinivesha", anhelo de sobrevivir y miedo a la muerte, producto de la falsa identificación con el cuerpo y los objetos de los sentidos, es el miedo y la inseguridad.
Más de todos ellos, el más importante es la ignorancia (avidya), de la cual decía Paramahansa Yogananda que "es la raíz de todos los males y errores".

En el Bhagavata Purana se expone también el proceso para superar y eliminar las aflicciones y la ignorancia:

bhayam dvitiyabhiniveshatah syad ishad apetasya viparyayo 'smritih
tan-mayayato budha abhajet tam bhaktyaikayesham guru-devatma - S.B. XI-2-37

Aquí se explica que debido a la ignorancia, surge el apego hacia el cuerpo y los objetos de los sentidos, del cual deviene el miedo a perder la falsa seguridad producto de una concepción errónea de la realidad. Esto puede superarse tomando refugio en un Guru, quien al haber transitado el camino para salir de la ignorancia y la ilusión, es calificado para abrir nuestros ojos a la verdad y el conocimiento real, llevándonos a la plataforma espiritual. De esa manera, siguiendo las instrucciones del Guru, se eliminan los obstáculos y toda fuente de aflicción.


Continuará...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...